La innovación, un valor añadido para los productos más artesanos como la horchata


Si pensamos en Valencia, pocas cosas hay tan tradicionales como la horchata. Hasta el momento, disfrutar de un vaso de auténtica horchata estaba reservado a las visitas a la capital del Turia. Panach es una empresa que inició su andadura en 1971, pero que el año pasado decidió dar un paso adelante e innovar. BBVA fue la primera entidad que apoyó un proyecto que ha conseguido un producto artesano, pero con más resistencia, ya que consigue mantener sus propiedades organolépticas hasta 30 días.

Horchata Panach es una empresa valenciana cuyos orígenes se remontan a 1971. En 2017 inicia un proyecto innovador, financiado por BBVA. Producirá 1,5 millones de litros horchata fresca este año para los grandes supermercados de este país. Se trata de un producto hasta ahora inexistente, que nace con el objetivo de que el cliente pueda saborear la auténtica horchata en su casa.

“BBVA creyó en el proyecto desde el principio”, asegura José Ramón Panach. El producto pronto estará en los lineales de los principales supermercados del país, pero antes de eso Panach estrenará instalaciones, para poder dar respuesta a toda la demanda prevista.

Un elemento diferencial de Panach es que participa en todo el proceso: recolección, secado, elaboración del producto y distribución. A partir de ahora también podrá presumir de haber conseguido sacar al mercado la primera horchata fresca que rompe las fronteras de la ciudad y acerca esta bebida a los frigoríficos de medio país.

 

 

VOLVER