Los secretos de la horchata


La horchata vive un momento dulce en Estados Unidos y Japón, entre otros lugares, tras entrar en el selecto club de los alimentos saludables que crean tendencia.

La horchata de chufa ha entrado en la avenida de la fama de la alimentación, tras ascender a la categoría de superalimento. Mientras en Estados Unidos es considerada un trending drink por sus propiedades saludables y comienza a ser una alternativa a los zumos detox, los japoneses han hallado en la chufa (el tubérculo con el que se elabora la bebida) tantas o más ventajas que las que observaron en su día en las bayas de Goji.

“En Japón hay una fiebre por la horchata y lo mismo en Estados Unidos, donde los partidarios de la paleodieta la han convertido en uno de sus puntales”, confirma Germà Alcayde, director del consejo regulador de la denominación de origen Chufa de Valencia, en referencia a esta bebida que se suele servir a unos 2ºC de temperatura y que tiene en la Comunidad Valenciana, Catalunya, Madrid, Murcia y Baleares sus principales baluartes de consumo.

Posiblemente, el boom de la horchata se explica por ser una de las pocas bebidas refrescantes que recomiendan los médicos. Además de aportar minerales (potasio, fósforo, calcio, hierro y magnesio, fundamentalmente), tiene pocas grasas y, las que suministra, son parecidas a las del aceite de oliva. Asimismo, la chufa proporciona fibra, almidón (útil para mejorar la digestión), vitamina E y B, ácido fólico, antioxidantes y aminoácidos esenciales como la arginina.

 

 

VOLVER